Ir al contenido

¿Qué deberías tener en cuenta al elegir una aceleradora de startups?

Llevo casi 3 años trabajando en una aceleradora de startups, concretamente, en El Cubo en Sevilla.

En este tiempo, he tenido la oportunidad de trabajar ya con casi 50 startups, definir el programa de aceleración, conformar el equipo de mentores y entrar en contacto con inversores.

Además, antes de esta etapa, también tuve la ocasión de colaborar en otro programa de aceleración y escribir sobre el ecosistema de startups de España y Latinoamérica en mi última época en Hipertextual.

dilbert startup idea - aceleradora de startups

Por tanto, he conocido un buen número de emprendedores, startups, aceleradoras, inversores y he podido profundizar en las propuestas de valor de la cada vez más amplia oferta de recursos de apoyo que se ofrecen a las startups.

Si bien que existan recursos de apoyo es bueno, entre tanta oferta (y tan variada), es importante que los founders tengan claro qué buscan y, sobre todo, qué es lo que necesitan para impulsar su negocio en una aceleradora de startups.

Con esta idea, me propuse hace algún tiempo escribir algunos criterios y reflexiones que se podrían plantear los emprendedores a la hora de elegir una aceleradora de startups. Era algo que tenía en la cabeza desde hacía tiempo y, aprovechando, el fin del intenso MBA, iba siendo hora de retomar los asuntos pendientes.

¿Quién está detrás de la aceleradora de startups y qué busca?

Esta, sin duda, es una de las primeras preguntas a plantearse al analizar una aceleradora de startups.

Puede parecer una obviedad pero creo que es importante investigar qué entidad (o entidades) están detrás de un programa de aceleración y qué es lo que están buscando con el mismo.

Si detrás de un programa hay una o varias empresas, quizás estén buscando startups para poder innovar y aportar mayor valor a sus clientes y, además, podrían complementar este objetivo con el compartir valor con su entorno y apoyar el tejido empresarial local con acciones de RSC (en este caso, el apoyo a emprendedores).

También cabe la posibilidad que detrás de la aceleradora de startups haya instituciones públicas y, en estos casos, el objetivo puede que esté vinculado a evitar que el talento tenga que marcharse por falta de oportunidades a otras regiones y a desarrollar el tejido empresarial de una región concreta.

Podemos encontrar el caso de entidades que busquen invertir en compañías con potencial para desinvertir de las mismas y hacer un exit si la compañía crece y aumentar su valor.

Sea cual sea el objetivo de la aceleradora de startups, creo que es importante conocerlo y ver si encaja con los objetivos de nuestra empresa.

Además, también es importante conocer con quiénes vamos a trabajar en el día a día (quién gestiona el programa) y si tienen experiencia en este ámbito. No es lo mismo una aceleradora gestionada por personal propio que una aceleradora que se externaliza la gestión a un tercero ya que puede darse el caso que, aunque el impulsor sea un referente, la ejecución no se lleve a cabo con el mismo nivel de excelencia.

aceleradora de startups - espacio de trabajo

¿En qué consiste el programa? ¿Qué actividades organizan? ¿Qué servicios te ofrecen?

Cómo es la dinámica de trabajo de la aceleradora es otro dato relevante que se debe conocer.

¿Es un programa personalizado? ¿Son sesiones grupales o individuales? ¿Se basa en conferencias o clases magistrales? ¿Cómo es el seguimiento de la evolución de las startups? Son las preguntas que yo recomiendo plantear para conocer cómo se trabaja en el día a día y en qué consiste el programa.

Cómo se articulan las sesiones con los mentores, cuándo se definen los hitos, si es o no necesario estar trabajando en un espacio físico… son otros datos relevantes que nos permiten evaluar cómo funciona la aceleradora de startups y si el esquema encaja con nuestra empresa y con su funcionamiento.

También me parece relevante que nos planteemos qué tipo de actividades complementarias se organizan bajo el marco de la aceleradora de startups, es una buena forma de evaluar si ésta está bien conectada con el ecosistema o, sin embargo, es un programa aislado donde nuestro networking va a estar limitado.

Particularmente, me gustan los programas estructurados donde quedan claras las reglas desde el inicio, se hace seguimiento periódico (tanto formal como informal), se trabaja de manera personalizada con mentores especialistas y donde, además, se hace un seguimiento estratégico o de alto nivel para comenzar a profesionalizar la gestión de la empresa.

Si a todo esto le sumamos una buena agenda complementaria con conferencias y networking con el ecosistema local, el programa me parecerá muy interesante en cuanto a contenidos y estructura.

¿Cuál es su track record?

En una aceleradora de startups que acaba de empezar, verificar su trayectoria (track record) es prácticamente imposible.

Sin embargo, las aceleradoras que llevan algunos años funcionando sí que nos ofrecen datos y pistas con las que poder comprobar su tasa de éxito, su conexión con inversores o su red de contactos.

Internet nos facilita mucho las cosas, por tanto, podemos investigar qué ha sido de las startups que han pasado por un determinado programa de aceleración. También podemos contactar con los socios fundadores y preguntarles por su experiencia, o contactar con mentores o con inversores que conocen las aceleradoras y tener su feedback y su opinión.

Muchas aceleradoras organizan open days para conocer a sus mentores y su metodología, es una buena forma de conocer cómo trabajan y entrar en contacto con las startups que aceleran.

Verificar la trayectoria de una aceleradora, particularmente, me parece uno de los primeros ejercicios que los fundadores de una startup deberían realizar a la hora de considerar si presentan su candidatura.

¿Quiénes son sus mentores?

objetivos - aceleradora de startups

Un programa de aceleración de startups se suele apoyar en mentores que acompañan, guían y asesoran a las empresas en base a su experiencia y conocimientos. Por tanto, el equipo de mentores que te ayudarán son clave para impulsar tu negocio y es algo que debes conocer antes de optar por una aceleradora u otra.

Al igual que ocurre en las escuelas de negocio, en las aceleradoras de startups también surge la discusión sobre si los mentores deben ser o no “personas conocidas”.

Como cualquier criterio, hay una parte subjetiva y, en mi caso, creo que los mentores deberían cumplir los siguientes criterios:

  • Ser referente en su área de especialidad, es decir, es complicado (por no decir imposible) “saber de todo”
  • Tener experiencia en startups, bien trabajando en ellas, trabajando con ellas o habiendo fundado una
  • Tener ganas de ayudar a otras empresas a desarrollarse, disfrutar con ello y tener dedicación y disponibilidad para que el proceso de aceleración tenga continuidad en el tiempo
  • Jugar limpio y evitar los conflictos de interés con las startups aceleradas
  • No ser intrusivo en la gestión, asesorar/apoyar/mentorizar no significa tomar las riendas del negocio y que el emprendedor abdique la gestión en sus mentores

Si son “famosos” o no lo son, particularmente me parece irrelevante. Creo que lo que importa es su track record profesional que es algo que podemos comprobar con LinkedIn y también preguntando a otras startups que hayan pasado por la aceleradora.

Hay programas de aceleración que ofrecen una especie de “mentor de cabecera” que puede dar un apoyo de alto nivel al CEO y la estrategia de la empresa. En este caso, creo que es interesante que este mentor haya sido founder o, al menos, haya ejercido en puestos de alta dirección para que, realmente, pueda aportar valor a la compañía.

¿Cómo es su red de contactos?

qué servicios ofrece una aceleradora de startups

Una aceleradora de startups puede ser la puerta de acceso a potenciales clientes.

Si es una aceleradora corporativa, como mínimo, nos dará acceso a la empresa que la impulsa. Si no es una aceleradora corporativa, debería ser capaz de darnos acceso a una red de contactos potente, bien a través de sus impulsores o bien a través de la red de sus mentores.

En cualquier caso, una aceleradora debería ofrecernos dentro de su propuesta de valor la posibilidad de acceder a compañías a las que un emprendedor, por sus propios medios, tiene más difícil llegar.

Este fit con el mercado que nos permita hacer pilotos o presentaciones comerciales, es un valor que debemos explorar y que se puede comprobar repasando hitos y reuniones que hayan alcanzado otras startups que hayan pasado por ediciones anteriores de los programas de aceleración.

También son interesantes los perks y offers, es decir, acceso a servicios gratuitos o en condiciones de mercado ventajosas que nos pueden ayudar a construir nuestro negocio con la ventaja de reducir costes: servidores gratis o con descuento durante un tiempo, sistemas de pago online con una comisión reducida, etc.

¿Cómo y cuándo es el proceso de admisión/entrada a la aceleradora?

Cómo es el proceso de selección de una aceleradora, en el fondo, también comunica mucho sobre cómo funciona y cuáles son sus criterios a la hora de invertir recursos en las empresas.

Particularmente, considero clave el embudo de selección y cómo se realiza el proceso de admisión de empresas a la aceleradora de startups:

  • Las bases de la convocatoria deben tener criterios claros que marquen cómo debe ser el grado de maduración del negocio: ¿se requiere tracción? ¿cercano a MVP? ¿se admiten las ideas? ¿cómo debe ser el equipo?
  • ¿Qué fases componen la selección? Típicamente, las fases suelen ser el análisis de las solicitudes recibidas, entrevista al equipo, valoración del negocio y selección final. Si las bases contienen criterios claros, éstas ejercerán de un primer filtro y hará más eficaces las siguientes fases, eso ya es un indicador del criterio de la aceleradora
  • ¿Está especializado en verticales concretos o es generalista?
  • ¿Es la primera convocatoria del programa? ¿Cada cuánto tiempo se lanza?
  • ¿Hay feedback para las candidatas rechazadas? ¿Tienen posibilidad de mejorar para optar a otras convocatorias?

La periodicidad del programa y la posibilidad de que se lance más de una ventana de entrada al año son también factores interesantes a tener en cuenta. Si un programa, por ejemplo, lanza dos ventanas al año y estamos lejos de un MVP, puede ser interesante seguir trabajando y llevar una propuesta más sólida en la siguiente ventana y tener más posibilidades de acceso.

¿La aceleradora de startups ofrece financiación?

elevator pitch - aceleradora de startups

Esta es una de las preguntas que alguna vez me han hecho las startups: ¿nos entregáis dinero?

Si esta pregunta surge es porque, evidentemente, hay aceleradoras de startups que ofrecen dinero dentro de su propuesta de valor; sin embargo, el dinero se puede ofrecer de muchas maneras.

Por ejemplo, podemos encontrar aceleradoras de startups que ofrecen dinero a fondo perdido. Esto es habitual en algunas aceleradoras públicas y en aceleradoras privadas que se sostienen con fondos públicos.

El dinero se ofrece a fondo perdido y sin tener que ceder participación de la empresa; eso sí, la financiación puede estar sujeta a cumplir hitos del plan de negocio (bastante lógico, por cierto) e, incluso, puede tener asociado compromiso de permanencia regional (trasladar la compañía a la región que esté financiando el programa).

También podemos encontrar aceleradoras que ofrecen préstamos y el abanico de opciones de préstamos es amplio: préstamos participativos, préstamos blandos concedidos por la propia aceleradora o préstamos bancarios (son blandos, requieren aval y provienen de convenios de la aceleradora con alguna entidad bancaria)… Los préstamos tienen una propiedad común: hay que devolverlos y, a veces, la aceleradora puede fiscalizar el uso que se hace de los fondos (por tanto, se hace intrusiva en la gestión de la compañía).

También podemos encontrar aceleradoras que cuentan con fondos y, por tanto, invierten al finalizar el programa de aceleración en las que consideran las mejores compañías.

Incluso podemos encontrar aceleradoras que fijan descuentos en la valoración si deciden entrar en las startups aceleradas, así que será otro detalle a tener en cuenta dentro de nuestra lista de criterios.

No quisiera terminar este bloque sin hacer mención a la conexión de la aceleradora con los inversores.

Muchas aceleradoras terminan su programa con un Investor Day en el que traen a inversores para conectarlos con sus mejores startups y también es habitual que las aceleradoras, durante el programa, acerquen a inversores para conocer las startups aceleradas y activar el deal-flow.

Por tanto, si una aceleradora no te da dinero al inicio pero resulta que es la “cantera” en la que buscan los mejores inversores, quizás su propuesta de valor sea atractiva y debieras tenerla en cuenta aunque no te entregue 10.000 € para que lo gastes en lo que quieras.

¿Qué tengo que dar a cambio?

Se suele decir que lo gratuito no se valora y, desgraciadamente, es algo que he podido comprobar en más de una ocasión.

Dentro de los programas de aceleración de startups podemos encontrar aceleradoras gratuitas (no toman participación en la empresa) y aceleradoras con equity asociado, es decir, canjean los servicios prestados a cambio de un porcentaje de participación de la empresa.

Este hecho es bastante relevante y es algo que cualquier emprendedor debe tomar en consideración a la hora de elegir una aceleradora u otra. Si el programa de aceleración se valora en 40.000 € y, a cambio, hay que ceder entre el 7% o el 10% del participación en la empresa; por un lado, se está fijando una valoración y, por otro lado, tenemos un socio adicional en nuestra empresa (que son aspectos a analizar y valorar).

¿Y esto es malo? No tiene por qué serlo. Simplemente, hay que hacer un balance de lo que nos ofrece la aceleradora y si está en consonancia con lo que nos piden a cambio. Por tanto, al haber aplicado los criterios expuestos anteriormente, tendremos una buena foto de la aceleradora y tendremos mucho más claro qué nos están ofreciendo.

Evidentemente, también existen aceleradoras gratuitas (bien porque tienen impulso directo del sector público, bien porque son privadas pero sostenidas con fondos públicos o bien porque son una acción de RSC de algún actor privado). Por el mero hecho de ser gratuitas no tienen que ser peores que las 100% privadas, igualmente tendremos que analizar bien cuál es su propuesta de valor y qué nos ofrecen.

elegir una aceleradora de startups - botón

También hay que tener en cuenta otras contraprestaciones que pueden ser bastante relevantes. Algunos ejemplos son los derechos de imagen, la obligatoriedad de asistencia a eventos o presentaciones, vinculaciones de imagen (logotipos que deben aparecer en tu web), incompatibilidades con otros programas o entidades, derechos de tanteo, descuentos en valoración

¿Qué ocurre cuando el programa termina?

Esta es una pregunta que, quizás, pocos founders se planteen a la hora de elegir una aceleradora de startups: ¿qué ocurre una vez que el programa se acaba?

Supongo que, en cierta medida, estoy influenciado por las escuelas de negocio pero el concepto de alumni o antiguo alumno encaja bien con lo que se podría desarrollar tras finalizar un programa de aceleración.

Dicho de otra forma, es importante investigar cuál es la relación de las startups que pasan por un programa y la aceleradora una vez que el programa finaliza y una buena forma de hacerlo es plantearse algunas de estas preguntas:

  • ¿Sigue la vinculación?
  • ¿Hay seguimiento más allá de vigilar una inversión?
  • ¿Se puede recurrir a la aceleradora y los mentores?
  • ¿Se tienen en cuenta a las startups como ponentes/mentores en los siguientes programas?
  • ¿Siguen formando parte del deal-flow con inversores?

Como comentaba al plantear este criterio, creo que es importante construir una comunidad sólida entre las startups y la aceleradora. Al final, los alumni son prescriptores del programa si éste, claro está, ha superado sus expectativas y ha tenido un impacto positivo en los founders y, por supuesto, en su negocio.

Si se logra cimentar una buena relación, la aceleradora puede convertirse en ese recurso al que acudir cuando te sientes perdido, necesitas una visión externa,necesitas apoyo ante una crisis interna entre los socios o manejar la entrada de inversores en la compañía.

Por tanto, qué pasa “el día después” es algo a tener en cuenta a la hora de elegir una aceleradora.

Algunas reflexiones finales

problema - aceleradora de startups

Una aceleradora de startups debe tener como objetivo impulsar negocios, es decir, se debe partir de la base de un MVP que esté “recién salido” al mercado (algo de tracción inicial) o, al menos, que se pueda lanzar nada más arrancar el proceso de aceleración.

El objetivo de la startup debería ser facturar y, por tanto, el objetivo de la aceleradora debería ser también el mismo. Hay que empezar a abandonar el show y hacer más business, poniendo el foco en hacer crecer negocio y tener un equipo compacto y sólido.

Una aceleradora de startups puede abrir muchas puertas, por ejemplo, las de potenciales clientes. Los mentores también pueden aportar contactos y desbloquear puertas. Por tanto, hay que poner en valor y aprovechar el networking potencial que puedes tener a tu alcance.

Si requieres una aceleradora que te inyecte dinero a fondo perdido o un préstamo “blando” para poder desarrollar tu MVP, quizás no estés planteando un MVP.

La mejor manera de financiar una empresa es con clientes que pagan, ese debería ser el foco y no buscar aceleradoras que inyecten subvenciones a fondo perdido o préstamos participativos que puedes quemar y luego no asumir su devolución si la empresa se liquida.

La aceleración es un proceso, por tanto, tiene una extensión temporal y un seguimiento periódico (con hitos de trabajo a cumplir). Si un programa se fundamenta únicamente en conferencias, quizás, no sea un programa de aceleración y sí un programa de conferencias o una startup school.

Cada negocio es distinto y requiere cosas distintas, por tanto, el trabajo personalizado con mentores es algo que, particularmente, debería tener mucho peso. Si la mayor parte del trabajo se fundamenta en clases grupales, quizás no estemos ante una aceleradora de startups y nos encontremos ante una incubadora o una startup school.

De todas formas, no hay reglas fijas y son los founders de las startups los que deben fijar su árbol de alternativas, establecer sus criterios de decisión (solamente aspiro a poner sobre la mesa los que, en mi caso, considero relevantes) y definir los pesos con los que ponderar cada criterio para hacer la decisión final.

La aceleradora puede tener impacto positivo en el negocio pero, evidentemente, el esfuerzo lo ponen los emprendedores que lo ponen en marcha.

Imágenes: The DEMO Conference (Flickr), Steven Depolo (Flickr), Dilbert by Scott Adams, Canadian Film Centre (Flickr), Sam Churchill (Flickr), The NRMA (Flickr), Steven Zwerink (Flickr) y adam berk (Flickr)


Also published on Medium.

Published inStartups

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *