Saltar al contenido

El título por puntos y los telecos de “letras”

Llevo ya cierto tiempo trabajando y en este tiempo me he topado con profesionales que, supuestamente, eran técnicos pero que en la práctica no tenían conocimientos de esa índole…

Siempre he pensado que cuando alguien decidía estudiar una carrera técnica tenía cierto interés o inquietud en las materias que se impartían en la misma. No sé, si por ejemplo alguien estudia informática, se le presupone cierto interés en los ordenadores, al igual que alguien que estudia teleco se le presupone cierto interés en las comunicaciones, las redes, etc.

Cuando empecé la universidad, y de eso hace ya 10 años, las notas de selectividad eran altas en teleco (ahora ya no son tanto y el boom está en la ingeniería aeronaútica) y se entraba con un siete y pico, y bueno, antes de eso las notas fueron mucho más altas, por tanto, alguien que elegía teleco al menos era aplicado en los estud¡os y sabía dónde se metía.

En mi caso, a los 5 años me puse por primera vez delante de una terminal unix (con pantalla de fósforo verde), a los 11 años ya programaba en basic y en logo, a los 13 ya tenía mi primer ordenador… Siempre me ha interesado cacharrear, aprender, etc y creo que son las actitudes que debe tener un buen técnico.

Unas de las cosas que creo que fallan en el sistema universitario español es el abismo tan grande que hay entre la universidad y el mundo de la empresa. Puedes pasarte perfectamente 5 años delante de pizarras y pizarras llenas de fórmulas que, bueno, sientan las bases de la teoría que estás estudiando pero que no te enseñan a resolver un problema real; aún así, en los años de estudiante, la universidad te enseña a pensar y te da una base de conocimientos suficiente para empezar a trabajar pero que debes ir ampliando.

Resumiendo, que creo que alguien que estudia una carrera técnica debería cumplir los siguientes requisitos:

  • cierto interés en la/s materia/s que está estudiando
  • interés por completar su formación, complementarla y actualizarla

Por el contrario, te sueles encontrar con gente que tiene un título de ingeniería y se les llena la boca con frases como “yo de cosas técnicas no entiendo” o que cuando intentan dárselas de ingeniero meten la pata hasta el codo.

La verdad es que tengo una idea para mejorar el nivel de los ingenieros españoles: el título por puntos, algo que se podría extrapolar a cualquier carrera universitaria. Mi idea es copiar la idea del permiso de conducir por puntos y aplicarla a los títulos universitarios, de tal forma que cuando una persona acaba su carrera cuente con un saldo de puntos que se irá disminuyendo cada vez que meta la pata o demuestre su ineptitud en cuestiones técnicas que se le presuponen. Una vez que un sujeto haya agotado su saldo de puntos, se le retiraría el título universitario y se le enviaría de nuevo a la universidad a estudiar la carrera.

Con eso nos ahorraríamos tener en las empresas ingenieros que por ejemplo te piden una videoconferencia, les dices que necesitas conocer la IP destino y te contestan: “sólo sabes poner pegas y pedir cosas raras”. A este tipo de ingenieros los suelo denominar “ingenieros de letras“, que, en resumidas cuentas, son aquellos titulados en ingeniería que salieron de la carrera sabiendo lo mismo o menos que cuando entraron.

Yo me he topado con muchos de ellos, muchos son telecos (telecos de letras) y la gran mayoría ejerce labores de gestión. Ojo, no estoy en contra de las labores de gestión, me parecen interesantes, pero creo que un buen gestor debería no olvidar sus conocimientos técnicos, ya que le serán útiles para desempeñar sus funciones.

Dentro de los ingenieros de letras con los que me he topado destacaría:

  • un informático de letras con certificación de CISCO que no sabe la diferencia entre un ADSL y una LAN
  • un teleco de letras que decía que se le había estropeado el portátil porque no tenía red y, simplemente, tenía desconectada la tarjeta inalámbrica

No entiendo cómo alguien que se ha pasado 5 años estudiando materias técnicas pueda permitirse el lujo de soltar frases como “yo de aspectos técnicos no controlo”, “no me gustan las cosas técnicas” o “no sé cómo se le cambia la hora a windows”. En fin, si un ingeniero trabaja en una empresa tecnológica no puede huir de lo técnico, es como alistarse en la armada y decir que te mareas en un barco…

Existen ingenieros que son muy buenos técnicos, existen ingenieros que son buenos gestores y un combinado de ambos perfiles (tanto en positivo como en negativo), pero creo que se puede ser muy buen gestor siendo buen técnico, ya que esa visión de ambos aspectos del trabajo o de un proyecto te aportarán visión, mayor nivel de decisión y perspectiva en la toma de decisiónes, además de darte solvencia ante un cliente cara a defender una idea o una decisión de tu equpo.

Ingenieros de letras, volved a las ciencias!


Publicado enPersonal

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.