Saltar al contenido

¿Es Steve Ballmer un lastre para Microsoft?

Steve Ballmer se hizo con las riendas de Microsoft en junio de 2008 y, desde entonces, ha dirigido las operaciones de la compañía en sustitución de Bill Gates. Últimamente Steve Ballmer está en el punto de mira de los medios por su gestión, sus discrepancias con la propia empresa y por las voces de algunos analistas económicos que apuntan a que su presencia es un gran riesgo para la compañía.

steve-ballmer

La verdad es que Ballmer es un personaje con un carisma muy distinto a su antecesor en el cargo. Extremadamente efusivo en sus presentaciones, rozando la sobreactuación, y con una capacidad para hablar más de la cuenta, la semana pasada comentó que Windows 8 sería lanzado durante el 2012, algo que desde Microsoft desmintieron rápidamente aclarando que ni saldrá en 2012 y ni tan siquiera se llamará Windows 8. El caso es que un hecho como este, en el que tu propia compañía te desmiente, te puede hacer pensar que quizás sea el momento de una honrosa retirada.

Si a esto le sumamos que David Einhorn, un peso pesado de las finanzas en Estados Unidos, pidió públicamente la renuncia de Ballmer, alegando que está anclado el pasado y su presencia es la mayor amenaza para las acciones de la compañía. Las declaraciones son bastante duras pero las acciones de Microsoft llevan 10 años ancladas y, prácticamente, apenas experimentan subidas y la compañía ha perdido el puesto de “compañía tecnológica más influyente” dejando su puesto a otras grandes como IBM o Apple. Según Einhorn es hora de que Ballmer se eche a un lado y “dé una oportunidad a alguien más”, unas declaraciones bastante contundentes.

Afortunadamente para Ballmer, parece que el consejo de administración de la compañía le apoya y, por tanto, no se espera ningún movimiento en la compañía de Redmond, sin embargo, estos comentarios hacen pensar que Ballmer quizás no esté haciéndolo tan bien como se esperaba, sobre todo, si nos fijamos que la compañía ha visto disminuir sus dividendos 10 veces por debajo de lo esperado.

Ni Bing, por ahora, ha desbancado a Google (de hecho es el eterno segundón a bastante distancia del gigante de las búsquedas, Google) y la incursión de Microsoft en el mundo de los tablets no termina de llegar. Windows Phone 7 tampoco ocupa un lugar relevante en el mercado, de ahí la alianza con Nokia para intentar reflotar su sistema operativo, y la adquisición reciente de Skype ha sido vista por muchos usuarios con bastante recelo porque temen algún cambio en las condiciones del servicio.

¿Y cuál es el problema? Yo diría que la falta de innovación y, básicamente, una polìtica basada en las patentes y los abogados en la que prima el control a la competencia que la inversión en productos innovadores y que, por tanto, cambien la diferencia.

Supongo que habrá que dar cierto tiempo a Microsoft para ver si sus alianzas surten efecto y es capaz de levantar el vuelo en el sector de las búsquedas (alianza con Bing-Yahoo!), los móviles (Windows Phone – Nokia) y si es capaz de entrar en el emergente sector de las tabletas (con el soporte para procesadores ARM de Windows 8); demasiados frentes abiertos en los que Microsoft debe acortar distancias con sus competidores si quiere recuperar el terreno perdido y, lógicamente, si Ballmer quiere asegurar su puesto porque, al final, ningún consejo de administración puede soportar la pérdida de influencia que está sufriendo la compañía en estos años.


Publicado enSoftware

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.