Ir al contenido

¿Qué debes saber sobre el fin de soporte de Windows XP?

El próximo 8 de abril, en apenas un par de días, Microsoft terminará con el soporte de Windows XP; un hecho que pone punto y final a la vida de uno de los sistemas operativos más extendidos en uso y, seguramente, uno de los más importantes de la última década. Windows XP ha estado más de 12 años entre los usuarios y, como nos podemos imaginar, esta longevidad lo hacía ya complicado de mantener máxime si tenemos en cuenta que Microsoft ha lanzado 3 sistemas operativos tras Windows XP (Windows Vista, Windows 7 y Windows 8).

Qué debes saber sobre el fin de soporte de Windows XP
Junyu Chen en Flickr

Son muchos los usuarios que siguen usando Windows XP a día de hoy; de hecho, sigue siendo el segundo sistema operativo más utilizado a pesar que sea una tecnología obsoleta que se queda sin mantenimiento y, por tanto, sin parches o actualizaciones por parte de Microsoft. Sí que es cierto que Microsoft anunció que mantendría los parches de eliminación de malware hasta julio de 2015, este mantenimiento no implica la corrección de errores y vulnerabilidades; en mi opinión este margen habría que tomarlo como una especie de moratoria o colchón para tener algo de tiempo extra para migrar pero migrar es inevitable.

¿Qué significa el fin de soporte de Windows XP?

A pesar de ser la segunda plataforma Windows más utilizada, Microsoft pone fin al ciclo de vida de Windows XP; a partir del martes pasará a ser un producto descatalogado para el que no se lanzarán parches y no se resolverán vulnerabilidades. Con otros 3 sistemas operativos que mantener, a Microsoft no le salía rentable mantener una tecnología tan antigua; de hecho, es algo que no es nuevo ni tampoco único porque todos los sistemas operativos tienen su “fecha de caducidad” (Windows 8 la tiene en el año 2023).

Tasa de adopción OS - Fin de soporte de Windows XP
Tasa de adopción sistemas operativos. Fuente: StatCounter

El problema del fin de soporte de Windows XP no está solamente en Microsoft; es decir, no es solamente que dejemos de recibir actualizaciones periódicas, también implica que la mayoría de proveedores de software vayan abandonando paulatinamente esta plataforma. Desarrollar una aplicación para múltiples plataformas requiere tiempo y recursos, por tanto, dedicar esfuerzos a Windows XP es una tarea que, a medio plazo, va a dejar de ser rentable. Google, por ejemplo, ya anunció que dejaría de dar soporte de Google Chrome para Windows XP en abril de 2015 y esta tendencia es algo que veremos con otros muchos desarrolladores de software.

¿Entonces debemos seguir usando Windows XP? En mi opinión, seguir usando Windows XP es entrar en una especie de callejón sin salida. Llegará un momento que nuestro PC se convertirá en una “pieza aislada” donde no podremos seguir actualizando aplicaciones, sistema operativo y, seguramente, tampoco antivirus. Una plataforma que, a medio plazo, podría convertirse en un riesgo para nuestros datos personales o nuestra privacidad.

Los problemas de seguir usando Windows XP

Ya hemos comentado que Windows XP ha sido (y sigue siendo) uno de los sistemas operativos más usados; de hecho, está presente en muchos sistemas que usamos a diario. El fin de soporte ha pillado por sorpresa a muchas empresas y corporaciones; si bien es cierto que era algo anunciado, parecía lejano y son muchas las empresas que continuarán usando XP mientras preparan y culminan sus procesos de migración.

Para que nos hagamos una idea del calado de XP, muchos cajeros automáticos se apoyan sobre esta plataforma (los del BBVA por ejemplo) e incluso la Estación Espacial Internacional estuvo usando Windows XP hasta que apostaron por migrar hacia Linux (y menos mal que migraron porque tuvieron una infección de malware).

Cajero automático con Windows XP - Qué debes saber sobre el fin de soporte de Windows XP
davidkjelkerud en Flickr

¿Qué deberías saber sobre Windows XP y su fin de soporte? ¿Qué precauciones debemos tomar si seguimos usando XP?

  • El fin de soporte de Windows XP nos deja sin actualizaciones; los errores y bugs que no se hayan resuelto se quedarán, evidentemente, sin resolver y, por consiguiente, el sistema será mucho más vulnerable a ataques.

  • Al ser un sistema operativo de 12 años, ha pasado mucho tiempo como para estudiar a fondo el sistema operativo y localizar bugs o vulnerabilidades que explotar. Además, en estos 12 años, la tecnología ha evolucionado mucho y los sistemas operativos como Windows 7 o Windows 8 ofrecen mejores opciones de seguridad.

  • Cada vez nos será más difícil actualizar el software y, por tanto, llegará un día en el que no podamos actualizar el navegador (Internet Explorer se queda “congelado” en XP). Sin un antivirus actualizado y un navegador que no se actualiza, nuestro entorno de trabajo no nos ofrecerá garantías como para navegar de manera segura por Internet.

  • El software no es el único problema, el hardware también lo tendrá. Si XP es un producto obsoleto, los fabricantes de hardware tampoco desarrollarán drivers para esta plataforma (tampoco les saldría rentable dedicar esfuerzos y recursos a un sistema operativo muerto).

En el caso de seguir usando XP, valdría la pena ajustar los permisos de nuestro usuario y no trabajar con usuarios con permisos de Administrador para minimizar el impacto de exploits vinculados a vulnerabilidades de Flash o Java y, si es posible, aislarlos todo lo que podamos en nuestra red.

¿Qué opciones tenemos para migrar?

Llegados a este punto, está claro que tenemos que migrar. El fin de soporte de Windows XP no es el fin del mundo y aunque no debemos migrar de manera apresurada, quedarnos en XP no es una opción que sea recomendable seguir (al menos, de manera indefinida).

¿Y qué opciones tenemos? Todo depende de las características de nuestro PC. Si pretendemos seguir usando Windows, deberíamos comprobar que nuestro PC cumple con los requisitos mínimos de Windows 7 o con los requisitos mínimos Windows 8 que son las dos mejores opciones a las que saltar (evidentemente, Windows Vista no es una opción y el fiasco de este sistema operativo es en parte causante de la gran adopción de XP entre los usuarios).

Linux Mint - Fin de soporte de Windows XP
DanieVDM en Flickr

Si no cumplimos con las características mínimas (aunque creo que son demasiado “ideales” y realmente necesitamos mínimo 4 GB de memoria de RAM para trabajar con Windows 7), podríamos plantearnos una actualización de nuestro PC, ya sea en forma de aumento de memoria RAM o bien adquirir un equipo totalmente nuevo.

En el caso que el presupuesto no nos llegue, migrar a Linux es una opción viable. Para que sirva como ejemplo, la Gerdanmería Nacional de Francia ha aprovechado el fin de soporte de Windows XP para saltar a Ubuntu y pasar a software libre sus equipos de escritorio.

Si esta opción te suena bien, distribuciones como Puppy Linux no tienen unos requisitos de hardware elevados al igual que Manjaro o Lubuntu. Si tu PC no está demasiado ajustado en especificaciones, Linux Mint o Elementary OS o Ubuntu son también buenas opciones a tener en cuenta.

Publicado elTecnología

Se el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.