Ir al contenido

¿Qué hace que una startup sea invertible?

Hace poco tuve la ocasión de asistir a un foro de inversión que se celebraba en mi ciudad. Como suele ocurrir últimamente con algunos foros de inversión que se celebran por estas latitudes, el número de inversores congregados no era muy elevado y, quizás, muy local.

Realmente, creo que nos encontramos ante un problema que, seguramente, no estemos afrontando de la mejor de las maneras. Estamos abusando de los inversores, business angels y fondos de venture-capital; celebramos demasiados foros de inversión en los que mostramos o bien siempre los mismos proyectos o, por el contrario, rellenamos el programa con startups que aún no tienen modelo de negocio y, por tanto, no tienen claro qué financiación necesitan (si es que, en realidad, la van a necesitar tras validar su modelo de negocio con un MVP).

Esta abundancia de foros de inversión (prácticamente cada entidad que actúa en el ecosistema aspira a organizar uno) no es beneficiosa para el ecosistema local de startups; más que atraer la inversión, la estamos espantando dado que ofrecemos un conjunto de proyectos en los que no todos son invertibles y, al final, generamos desconfianza porque al inversor no le sale a cuenta desplazarse y dedicar el tiempo a escuchar 10 o 12 proyectos entre los que hay solamente 2 o 3 que son startups invertibles.

¿Y qué es una startup invertible? ¿Qué factores debe cumplir una startup para que un inversor la considere como un proyecto susceptible de recibir financiación?

startup invertible

Según Luís Martín Cabiedes de Cabiedes & Partners, una startup es invertible si cumple con los siguientes criterios:

  • Proyecto viable, es decir, un proyecto con mercado en el que se tenga claro quiénes son los primeros clientes y quiénes son los primeros clientes a los que facturaremos.

  • Presencia de una clara ventaja competitiva. Evidentemente, siempre va a haber competencia (y si alguien considera que no tiene competencia, seguramente, no haya realizado el análisis correctamente), pero hay que crear una clara ventaja con respecto al resto, aunque nuestra idea provenga de una mejora clara de algo que ya existe.

  • Nuestro proyecto debe ser factible, es decir, sustentarse sobre un equipo capaz de llevarla a cabo. Dicho de otra forma, los inversores suelen descartar startups con un único fundador o startups donde el personal está a tiempo parcial (falta de compromiso). El equipo ideal son 4-5 personas con dedicación completa con un equipo diverso (multidisciplinar) y donde haya claramente un miembro que tenga visión de empresario.

  • Además, para que la startup sea invertible tienen que darse dos factores relacionados con el contexto y el entorno: oportunidad y momento. Nuestra startup debe resolver un problema claramente identificado, por tanto, debe existir una oportunidad clara para nuestra empresa y, evidentemente, los potenciales usuarios deben estar preparados como para adoptar nuestro producto o servicio.

  • El proyecto debe ser escalable; dicho de otra forma, debe permitir que se puedan extender las operaciones y ampliar el mercado rápidamente y sin necesidad de tener que montar una gran estructura.

  • Desde la perspectiva del inversor, una startup invertible es un relación a corto o medio plazo puesto que éste tiene que pensar en su salida. El exit del inversor implica que su inversión debe obtener una rentabilidad; como comentaba Luis Martín Cabiedes, “la inversión es una carrera de relevos” cuyo camino desemboca en “caja” y, por tanto, en la venta.

Dicho de otra forma, para presentar una startup a un investor day, ésta debe tener un modelo de negocio claro, un mercado bien identificado, ser escalable, tener un equipo sólido y equilibrado, el mercado tiene que estar “alineado” para recibir nuestro producto o nuestro servicio y debemos presentar un valor diferencial.

Lógicamente, debemos tener claro qué buscamos del inversor y qué es lo que éste va a obtener de nuestra compañía si decide apostar por nosotros y acompañarnos en este viaje; por tanto, cara a un investor day, hemos de tener identificado qué cantidad necesitamos y para qué la vamos a utilizar.

Desde la perspectiva de los que organizan un investor day, creo que es importante para el ecosistema que se sea exigente a la hora de configurar el portfolio de empresas que van a participar. Si no se cumplen estos criterios que hacen que la startup sea invertible, es mejor presentar un portfolio reducido en el foro de inversión que un portfolio demasiado amplio y sin proyectos interesantes.

Imágenes: Andrew Hyde (Flickr), Brian DeWitt (Flickr)

Publicado elStartups

Se el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.