Ir al contenido

Etiqueta: centro de datos

Los servidores de Google

El fin de semana pasado, un ex-empleado de Google comentaba en su blog que la tecnología sobre la cual se sustentaba el buscador, y otros servicios del gigante de Mountain View, estaba obsoleta. Independientemente de que tenga razón o no la tenga, no es lógico que constantemente se estén cambiando los cimientos de la arquitectura de un sistema que, además, funciona tan bien, sino que son proyectos que se planifican con tiempo y se ejecutan cuando “se toca techo” y es necesario dar el salto tecnológico. De hecho, Google, en estos años, ha realizado grandes saltos tecnológicos. La historia de Google se remonta a 1998, cuando Larry Page y Sergey Brin, estudiantes de doctorado, realizaban sus tesis, precisamente, sobre algoritmos de búsqueda. En aquella época de Stanford, Larry y Sergey montaron la primera infraestructura que soportó a su buscador, la cual alojaron en el garaje de Susan Wojcicki (que se los alquiló). La primera arquitectura de Google era una composición heterogénea compuesta por: Google-First-Setup

  • Una estación Sun Ultra II con procesadores a 200 MHz, 256 MB de RAM y 3 discos duros de 9 GB y 6 de 4 GB (haciendo un total de 51 GB)
  • Dos servidores Pentium II a 300 MHz, 512 MB de RAM y 9 discos duros de 9 GB cada uno, que se dedicaban a ejecutar los algoritmos de búsqueda
  • Una F50 IBM RS/6000 de IBM con 4 procesadores, 512 MB en RAM y 8 discos duros de 9 GB cada uno además de 18 discos duros extra de 9 GB

Refrigerando un Centro de Datos con agua del mar by Google

Uno de los grandes problemas de los centros de datos es la refrigeración y, por tanto, el mantenimiento de unas condiciones ambientales óptimas para el funcionamiento de nuestra granja de servidores. Un servidor debe estar funcionando todos los días del año a un ambiente que, en términos generales, debe estar controlado y ser estable (minimizar partículas de polvo en el aire, humedad controlada para evitar la estática, aire frío para la refrigeración y extracción del aire caliente que disipan los servidores).

De hecho, la disposición de los armarios de los servidores de los centros de datos se encuentra distribuida entre pasillos fríos (pasillos en los que inyectamos aire frío para que sea absorbido por las máquinas en funcionamiento) y pasillos calientes (pasillos en los que coinciden las traseras de los armarios que es por donde sale el aire caliente de los servidores).

La refrigeración de los centros de datos es todo un problema de ingeniería, ya no sólo por el dimensionamiento del sistema de aire acondicionado sino por el diseño del centro de datos en sí porque, lógicamente, dentro de las condiciones ambientales influye la ubicación geográfica del propio CPD. Precisamente, España no es uno de los destinos favoritos de las grandes compañías de Internet por su clima porque cuanto más cálido es el clima de un país, mayor es el gasto de refrigeración del centro de datos y, afinando un poco más, Andalucía tampoco es que sea una ubicación ideal, desde el punto de vista de los gastos de operación.