Icono del sitio Los Habitantes de Kewlona

Reflexiones sobre la valoración de startups en fase temprana (I)

valoración de startups en fase temprana

Uno de los temas que suelo tratar en el blog es de la valoración de startups.

Me parece un tema muy interesante sobre el que profundizar porque, en general, sigue existiendo muchas diferencias entre lo que piensan los fundadores de una startup sobre el valor de su compañía y lo que piensa el mercado (aceleradoras, business angels y fondos de capital-riesgo), sobre todo en fases inciales (donde las técnicas de valoración no siempre sirven).

Precisamente, aquí en el blog he hablado de técnicas de valoración de startups en alguna que otra ocasión:

Sin embargo, creo que en todo esto hay unos principios básicos que he comentado de pasada y, en mi opinión, no viene mal dejar claros y recordar para que las cosas no acaben pareciendo sacadas de una película de ciencia-ficción, porque en startups en fase temprana no todo se puede aplicar tan al pie de la letra.

Ejecución es igual a valor en una startup

¿Películas de ciencia-ficción? Pues sí, al final, el Excel tiene la propiedad de aguantar cualquier cálculo y número que le pongamos.

Dicho de otra forma, a veces las startups tienden al autoengaño o bien sobrestimar el valor de su compañía; un hecho que se traduce en valoraciones que pueden no tener mucho sentido:

Si lo que le da valor a una startup es la ejecución, ¿estos ejemplos tienen sentido? La valoración de una startup es algo más que una simple etiqueta con un precio, la valoración habla de ejecución, de mitigación de riesgos, de equipo, de producto, de oportunidad de negocio

Al fin y al cabo, la valoración de startups nos debe sonar a música con armonía entre el estado/ejecución y sus números.

En el primero de los ejemplos, la valoración de la startup es de 2,6M€ y el producto no está terminado y, por tanto, no han iniciado la comercialización. ¿Es una valoración alta? En mi opinión lo es aunque es cierto que juego con ventaja dado que conozco el caso.

Pensemos un momento. Es una compañía que no ha lanzado un MVP (hacían software) y, por tanto, no han realizado ningún tipo de validación en 2 años. ¿Qué puede ocurrir? ¿Habrá un market-fit? ¿Hay clientes dispuestos a pagar por este producto? Ni los riesgos del producto ni los del mercado se han mitigado y, sin embargo, valoran la empresa en 2,6M€ sin clientes.

En el segundo ejemplo nos pasa algo parecido, 750K€ de valoración sin haber cerrado ningún cliente. Es verdad que no es una valoración exageradamente alta pero lanzar 10 presupuestos no significa facturar o transaccionar.

Resumiendo, tiene que existir una coherencia entre ejecución y valoración de la compañía y en startups en fase temprana (o early stage), la falta de coherencia suele ser muy llamativa.

Algunas ideas básicas sobre la valoración de startups en fase temprana

Entre las técnicas de valoración de startups, las “borracheras de valoraciones” que a veces leemos en la prensa y que, al final, todos tendemos a que nuestra empresa valga lo máximo posible, creo que es interesante sentar algunas bases sobre la valoración de startups en fase temprana:

Fuentes de financiación para startups (inversión). Imagen: Basado en un esquema de Haas School of Business, University of California Berkeley

¿Y entonces? ¿Las startups en fase temprana no se financian? Claro que sí que se financian pero, evidentemente, si el valor de la compañía es bajo y las necesidades de financiación son altas, la dilución de los fundadores será alta y esto será algo que la compañía vaya arrastrando.

Por eso es importante que el arranque del negocio venga de los propios socios fundadores y, en el caso de requerir financiación, es mejor recurrir al entorno cercano (donde se confía más en los promotores que en buscar rentabilidad) y la dilución sea pequeña o, incluso, no se discuta la valoración porque se obtenga un préstamo sin garantías personales.

El objetivo es poner foco en la ejecución y alcanzar hitos de valor en la compañía para que la startup pueda encarar una fase de crecimiento y pueda defender su valoración ante inversores.

Aunque decía al inicio que los métodos de valoración no tienen mucha aplicación en fases tempranas, quizás el Método Berkus sea el más ilustrativo a la hora de entender cómo aumenta el valor de una compañía conforme avanza en su ejecución:

Método Berkus de valoración de una startup en early stage

Errores que se suelen cometer en la valoración de startups en fase temprana

Reconozco que los valores del Método Berkus son algo altos para startups de nuestro país pero, dejando los valores económicos a un lado, muestra muy bien cómo cambia el valor si la compañía va cumpliendo determinados ítems.

¿Y qué pasa si una startup busca financiación demasiado pronto? ¿Cuáles son los errores a evitar? Con la idea de aprender de los errores de otros, vamos a hacer un repaso por algunos de los fallos más comunes que cometen las startups a la hora de calcular valoraciones en fases tempranas:

Y como primeras reflexiones sobre las valoración de startups en fase inicial o early stage creo que tenemos material para pensar un poco.

Nos leemos pronto con la segunda parte en la que hablaremos de algunas técnicas de valoración de startups en fase temprana que nos pueden servir de guía y también sobre algunas de las preguntas típicas que hará un inversor al analizar una startup en fase temprana.

Continuará…

Libros recomendados que te pueden interesar

Imágenes: Berkonomics, RawPixels (Pexels), Helena Lopes (Pexels) y GIPHY

Salir de la versión móvil