Ir al contenido

Empresas que caen y por qué otras sobreviven

Hacía tiempo que tenía pendiente escribir sobre “Empresas que caen y por qué otras sobreviven”, un libro de Jim Collins, consultor de empresas y autor del libro “Empresas que sobresalen”.

“Empresas que caen” es un libro que tenía muchas ganas de leer desde que hacía el MBA, de hecho, hablé algo de él en la recopilación de libros sobre empresas de 2017. Sin embargo, es un libro que se merece su propia reseña y análisis.

Empresas que caen libro

¿Y por qué es interesante este libro? ¿De qué trata? “Empresas que caen” es un libro sobre crisis de empresas, es decir, es un libro que proviene de investigaciones hechas por Jim Collins sobre las causas que han llevado a empresas excelentes a cerrar. Dicho de otra manera, qué ha llevado a empresas consideradas referentes a caer en el olvido y desaparecer.

¿Es posible ver que una empresa entra en la decadencia? ¿Hay síntomas y pautas comunes? El libro de Jim Collins nos plantea un esquema de 5 fases, como en una enfermedad.

Si detectamos los síntomas de una manera temprana, posiblemente la empresa podrá salvarse del abismo; sin embargo, si nos damos cuenta demasiado tarde, puede que la empresa no tenga salvación y nuestros intentos acaben acelerando el proceso de decadencia.

Las cinco fases de la decadencia empresarial según “Empresas que caen”

Las 5 fases de la decadencia de una empresa que Jim Collins señala en “Empresas que caen” son las siguientes:

  • Fase 1: La arrogancia nacida del éxito.
  • Fase 2: La persecución indisciplinada del crecimiento.
  • Fase 3: La negación del riesgo y el peligro.
  • Fase 4: La búsqueda desesperada de la salvación.
  • Fase 5: Capitulación, ser insignificante o morir.

Y aunque pueda parecer una secuencia, la realidad es que hay fases que se pueden superponer y acelerar aún más el desastre.

La arrogancia y la soberbia de una compañía hace que ésta olvide su misión (qué hacemos) y, simplemente, ponga el foco en los ingresos y beneficios. Este cambio de foco le hará diversificar su actividad y abrir múltiples negocios, aunque no sean sus mercados naturales, solamente se pensará en crecer y los riesgos se terminarán obviando…

Este crecimiento acelerado provocará resultados contrarios a los esperados, los supuestos beneficios se convertirán en pérdidas y se aplicarán medidas drásticas de emergencia para buscar una salvación que, quizás, no llegue o acabe llevando una empresa de referencia a ser totalmente irrelevante.

Empresas que caen

Todo este modelo que podría parecer muy teórico, se explica en el libro mediante comparativas y casos reales. Empresas excelentes que se han mantenido en el tiempo y empresas que eran excelentes y que, por el contrario, adoptaron estas pautas y terminaron entrando en profundas crisis o desaparecieron.

Personalmente, leía el libro y pensaba en casos reales de empresas que han encarado esta crisis y que todos hemos visto en los medios de comunicación. La soberbia y la arrogancia, al final, son la ignición de esta enfermedad que puede llegar a hundir a grandes compañías.

Síntomas a detectar en las “Empresas que caen”

Como comentaba, a través de las crisis de Motorola, Circuit City, Ames Department Stores, HP, Merck o Zenith, Jim Collins nos muestra la entrada de compañías de peso en estas fases y los síntomas (extrapolables) que presentan las empresas cuando entran en crisis:

FaseDefiniciónSíntomas de cada fase
1Arrogancia nacida del éxitoDerecho al éxito, arrogancia. La empresa siempre tendrá éxito independientemente de lo que decida hacer o no hacer

Se descuida el engranaje primordial, la esencia del negocio de la empresa (core business)

«Qué» sustituye a «por qué», se pierde el conocimiento de cuál es la misión de la empresa

Declive de la orientación al aprendizaje, se pierde la curiosidad por saber y aprender

Minimización del papel de la suerte, se asume que el éxito se debe por completo a las cualidades superiores de la empresa y sus líderes
2Persecución indisciplinada del crecimientoBúsqueda insostenible del crecimiento y confusión entre grande y excelente. El éxito genera presión para lograr un mayor crecimiento y se crea un círculo vicioso de expectativas que estresa a las personas y la organización

Saltos discontinuos e indisciplinados, movimientos espectaculares que no encajan con la misión de la empresa, con la organización o con el negocio

Proporción decreciente de personas adecuadas en los puestos clave

El dinero fácil mina la disciplina en los costes

La burocracia mina la disciplina

Sucesión problemática en el poder

Intereses personales por encima de los intereses de la organización (directivos que buscan capitalizar en corto plazo su trabajo y buscan fama)
3Negación del riesgo y el peligroAcentuar lo positivo, minimizar lo negativo.

Grandes apuestas y objetos audaces sin validación empírica.

Asumir riesgos enormes basándose en datos ambiguos.

Erosión de la dinámica de un equipo saludable.

Externalización de la culpa

Reorganizaciones obsesivas en vez de enfrentarse a la realidad, lo cual provoca que la gente esté más preocupada de lo que ocurre dentro de la empresa que del mercado

Distancia altiva, los que están en el poder se distancian de la organización y los símbolos del poder y los privilegios aumentan el distanciamiento
4La búsqueda desesperada de la salvaciónUna serie de soluciones mágicas como adquisiciones, nuevas estrategias, innovaciones sensacionales y pivotajes de manera continuada

Búsqueda de un líder salvador que llega de fuera de la compañía

Pánico y prisa

Cambio radical y «revolución» a bombo y platillo: nuevos programas, nueva cultura, nueva estrategia...

El bombo y platillo precede a los resultados

Alza inicial seguida de decepción

Confusión y cinismo porque la gente no sabe qué significa la empresa, la cultura se ha perdido por completo

Reestructuraciones crónicas y erosión de la situación financiera
5Capitulación, ser insignificante o morirAceptar la mediocridad y el paso a la irrelevancia

¿Y una empresa puede salir de este declive? Sí, es posible. El autor describe en el libro algunos casos de empresas que, como Xerox, pudieron darle la vuelta a la situación porque evitaron caer en las prácticas (y síntomas) que se describen en cada fase.

Aprendizajes y recomendaciones

“Empresas que caen” es un libro que merece la pena leer, es más, diría que es de esos libros que hay que leer más de una vez y tener a mano para consultar.

Es un libro muy “método del caso”, sacar aprendizajes de casos y empresas reales. Aprender de situaciones ya acontecidas y extrapolarlo a situaciones actuales o futuras gracias a la tabla de síntomas y fases de esta “enfermedad mortal” que es la caída de una empresa.

Creo que es de los mejores libros que he leído en 2017, es más, lo he vuelto a leer durante el viaje que hice hace unos días a Bruselas.

No es un libro extremadamente extenso pero tampoco necesita serlo, es una muy buena síntesis que va al grano y deja claro los aprendizajes que te debes llevar.

Si no lo has leído y te interesa el mundo de la empresa, este libro es una gran opción.

Seguramente, te pueda aportar herramientas para el futuro porque, como en la medicina, las enfermedades tienen cura si se detectan a tiempo como para aplicar un tratamiento.

Imagen inicio: Inc.com

Publicado elLibros

Se el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.