Saltar al contenido

El “time to market” en una startup: momento y oportunidad

Uno de los factores clave en cualquier startup (y negocio) es el factor tiempo. Sí, el tiempo necesario para llegar al mercado o lo que se conoce también como time to market.

Cualquier negocio se basa en la detección de una oportunidad, un problema que vale la pena resolver y para el que, además, estamos capacitados para hacerlo (acompañados de nuestro equipo).

Obviamente, para que sea un gran negocio, el problema tiene que ser algo de peso como para convertirse en un negocio con capacidad de crecer y generar ingresos (sí, una empresa tiene como objetivo facturar, nunca hay que olvidarlo).

Entre que detectamos la oportunidad y nos ponemos en marcha, evidentemente, pasa un tiempo en el que recogemos insights, aplicamos procesos de design thinking, empezamos a trabajar con un business model canvas para diseñar el modelo de negocio o, incluso, pasamos por un programa de incubación.

¿Este tiempo nos acerca o nos aleja del mercado? Si hacemos las cosas bien debería acercarnos al mercado y acortar el time to market pero, si no aprovechamos el tiempo adecuadamente, puede que el time to market termine aumentando…

Con el desarrollo del producto mínimo viable pasa algo parecido. El objetivo del MVP es la validación con los clientes y, por tanto, encontrar el product market fit.

El MVP no tiene que ser perfecto, tiene que ser lo suficientemente funcional como para resolver el problema detectado y lo suficientemente usable como para que lo podamos vender.

product market fit time to market

Y aquí llega el gran problema del time to market de muchas startups: la capacidad de desarrollar un MVP y encontrar el market-fit en un tiempo razonable como para que su “momento” no se les pase.

Sí, esto va de saber “surfear la ola” y esa ola es el “momento”. Por tanto, si no estamos preparados para tomar la ola adecuadamente, posiblemente, la perdamos y nos caigamos por el camino.

El time to market va desde que detectamos la oportunidad hasta que empezamos a ganar dinero y, claro está, es un factor clave que habla de nuestra capacidad de ejecución y de nuestra capacidad de capturar la oportunidad y generar valor.

Factores que impactan en el time to market de una startup

¿Y qué factores impactan en el time-to-market de una startup? ¿Qué cosas debemos tener en cuenta a la hora de calibrar los tiempos y no perdamos nuestra “oportunidad” y nuestro “momento?

Aquí van algunas ideas:

  • El tipo de negocio es clave. No es lo mismo un negocio basado en un SaaS que uno basado en diseñar hardware. En un negocio basado en hardware el time to market es mucho mayor porque dependemos de prototipos, industrialización, pruebas, tiradas masivas, certificaciones…
startups de hardware - prototipo
De un primer prototipo a un producto comercial hay que pasar por muchísimas pruebas e iteraciones y eso implica tiempo y, por supuesto, capital.
  • El equipo también es fundamental. Las compañías que no cuentan con un equipo multidisciplinar o adolecen de perfiles clave tardan mucho más al llegar al mercado y, por tanto, presentan un mayor time to market:
    • Fundadores sin equipo tardan 3,6 veces mas tiempo hasta llegar a la fase de lanzamiento en el mercado comparado con fundadores que actúan en equipos.

    • Equipos equilibrados (multidisciplinares) levantan 30% más de fondos y crecen 2,9 veces más rápido que equipos no equilibrados (equipos 100% tecnológicos).

  • El dinero puede ayudar a comprar tiempo; por tanto, la caja es clave a la hora de manejar el time to market porque necesitamos dinero para arrancar el negocio y sin caja entraremos en la parálisis total.

    • Esto en una empresa de hardware implica no llegar al mercado si, por ejemplo, no contamos con fondos para financiar un prototipo o para sufragar las certificaciones que necesitamos para poner el producto en el mercado.

    • Esto también va de la mano de equipos que adolecen de perfiles clave, por ejemplo, los vinculados al desarrollo de producto. Dicho de otra forma, un negocio que se apoya en un producto tecnológico y en el equipo no hay nadie que programe. Externalizar el desarrollo supone una salida de caja y, si además está mal estimado el proyecto, puede que no tengamos fondos para completar el producto o para realizar iteraciones.

Factores que aumentan el time to market

  • La productitis es otro de los problemas que derivan en que el time to market se alargue (y a veces se eternice); es decir, estar constantemente desarrollando y perfeccionando el producto y, a su vez, evitar su lanzamiento al mercado y la interacción con el cliente.

Cuando el time to market se nos va de las manos podemos quedarnos sin caja, perder la oportunidad y el “momento” del negocio…

Así que, por el bien de nuestro negocio, no dejemos de prestar atención a estos detalles porque, por ejemplo, el time to market es un factor que evalúan los inversores y también las aceleradoras de startups.

Nos leemos en breve. Hasta pronto.

Imágenes: cottonbro (Pexels), Brian Tod (Medium) y Stephan Schmidt (SlideShare) y GIPHY


Publicado enStartups

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.