Ir al contenido

El Fundador (The Founder): lecciones para emprendedores

Entre las actividades que ganan en intensidad durante las vacaciones están, sin duda, el cine y las series de televisión. Intento recuperar películas que, durante el año, no he podido ver por falta de tiempo y, entre la lista de este verano, había una que me suscitó bastante interés cuando vi el tráiler en el cine: El Fundador.

El Fundador – Sinopsis

El Fundador (The Founder) es una película biográfica de 2016 dirigida por John Lee Hancock y protagonizada por Michael Keaton. La cinta cuenta la historia de Ray Kroc, el “fundador” de la cadena de comida rápida McDonald’s.

Soy consciente que he puesto la palabra fundador entre comillas porque, realmente, la idea de McDonald’s no fue suya y, de hecho, él no fundó el restaurante.

Esto es algo que muestra la película (y el tráiler, así que no estoy haciendo spoiler), Ray Kroc era un vendedor de batidoras que encontró en San Bernardino (California) un restaurante de hamburguesas de gran éxito fundado por los hermanos Mac y Dick McDonald.

¿El éxito de los hermanos McDonald? Foco en simplificar su carta (hamburguesas, batidos y patatas fritas), rapidez en el servicio (operaciones extremadamente cuidadas), nada de vajilla y platos y, por supuesto, nada de camareros (ahorro en costes fijos).

Al ver esta receta, Ray Kroc convencerá a los hermanos para franquiciar el modelo de McDonald’s y liderar la expansión a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Al final, Kroc (que es el que gestiona la expansión y a los franquiciados) acaba haciéndose tan poderoso que terminará controlando una compañía y una marca que ya presentaba como suya (se autodenominó “fundador” de MacDonald’s).

The Founder - El Fundador

Lecciones y aprendizajes de “El Fundador”

Evitando hacer spoilers (aunque gran parte de la historia de McDonald’s es bastante conocida), me parece una película muy interesante desde una perspectiva empresarial.

De hecho, creo que es una película muy interesante para startups de la que se puede aprender bastante (eso sí, intentemos no aprender de la “falta de ética” de Ray Kroc).

Por un lado, el modelo de operaciones de los hermanos McDonald me recordó mucho a las clases de operaciones del MBA.

El primer vistazo a la cocina del restaurante McDonalds “original” es una clase de Lean: procesos claros, ritmo de trabajo acompasado entre las distintas “islas de trabajo”, evitar desperdicios y errores…

The Founder layout
Layout de la cocina de McDonald’s que los fundadores originales idearon y simularon sobre una pista de tenis

La clase de Lean continúa cuando los hermanos le explican a Ray Kroc cómo diseñaron la cocina y sus operaciones sobre una pista de tenis.

Ensayaron distintos layouts hasta dar con el óptimo tras múltiples ensayos con el personal (que estaban, además, instruyendo en los procesos de trabajo). El objetivo era rapidez en el servicio y, gracias a un menú acotado, estandarizar todo al máximo:

En el New York Times hay un artículo que comenta, con mucho detalle, esta escena de la pista de tenis en la que se diseña el layout de la cocina y las operaciones del restaurante que idearon los fundadores (legítimos) de McDonald’s.

Otro aprendizaje interesante, vinculado al concepto que idearon los hermanos McDonald’s, es la puesta en marcha del negocio.

La oferta de McDonald’s era radicalmente distinta a lo que estaba acostumbrado el usuario: menú acotado, sin camareros, tenías que bajarte del coche y pedir en una ventanilla…

Cambio radical y, evidentemente, clientes que no lo entienden esta nueva propuesta. ¿Continuar o volver a los restaurantes clásicos? Los hermanos McDonald se hicieron esta pregunta hasta que comenzó a llegar gente a comprarles y se corrió la voz: buen producto, buen precio y servicio rápido; una oferta diferencial que terminó convenciendo a los usuarios.

Hay otro aspecto que me llamó la atención en la película y que, en cierta medida, ya comenté al hablar del libro “Cuando éramos emprendedores”: ¿Cuál es el negocio de McDonald’s (como franquicia)?

Todos pensaríamos que, como la mayoría de franquicias, es el canon sobre ventas y, efectivamente, esta es una de las vías de ingresos además de la central de compras (y suministro de materias primas a los franquiciados).

Sin embargo, solamente con el canon de ventas, Ray Kroc no ganaba dinero (o al menos, lo que esperaba ganar con McDonald’s). La solución vino en pivotar el modelo de negocio y no solamente pesnar en lo que pasaba dentro del restaurante, también había que pensar en el suelo sobre el que se sustentaba el restaurante.

El valor de McDonald’s no fue únicamente el intangible de sus procesos, también lo fue el tangible del suelo y, por tanto, el negocio inmobiliario.

Aquí es donde entró en juego Harry Sonneborn que fue el que le sugirió a Ray Kroc comprar los suelos para después alquilárselos a los franquiciados con derechos de explotación y construcción del restaurante.

Por tanto, además de conseguir inversores para la compra de suelos (tangibles), McDonald’s consiguió un flujo de ingresos constante desde el primer momento: el alquiler del suelo al franquiciado.

La ética y los socios en El Fundador

El personaje de Ray Kroc no se caracteriza, precisamente, por su ética. Acaba rompiendo su acuerdo y contrato con los hermanos McDonald’s y se hizo con el know-how y una marca que no inventó (aunque asumió siempre el rol de fundador).

Es cierto que los hermanos McDonald’s quisieron mantener tanto el control de sus operaciones y procesos que nunca se atrevieron a hacer grande su negocio y, sin embargo, Kroc sí que vio el potencial que podía tener el modelo McDonald’s.

Kroc, realmente, es el ideólogo de la franquicia McDonald’s aprovechando la “falta de ambición” de sus creadores. Sin embargo, sus métodos no fueron precisamente honestos (y esto es algo que también hay que aprender).

Por un lado, los fundadores deben saber a qué compañeros de viaje se están uniendo y, por supuesto, establecer los métodos de control adecuados para evitar quedarse fuera de su propio negocio. Por otro lado, hay que perderle el miedo a crecer, sobre todo, cuando el modelo de negocio está validado, funciona y es replicable porque, con el tiempo, alguien llegará y nos dejará fuera del juego.

Sin duda, una película bastante recomendable.

Imágenes: Variety, Hey You Guys y Mekado Murphy (NY Times)

Precio: EUR 15,99
Publicado elCine y TVEmpresas

Se el primero en comentar

  1. franquicias baratas

    Me encantó esta película! Son muchas las lecciones que nos da y mucho que aprender de ella. No sé si será exactamente como ocurrió en la realidad pero desde luego puedo creer que fuera así.

  2. Raquel Luque

    Esta película es una forma de aprender. Tiene grandes enseñanzas respecto al sistema de negocio pero sobre las empresas en general. A mi me encantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.