Saltar al contenido

Un Teleco de vacaciones por Italia

Los que me conocen saben a lo que me dedico, a los que no me conocen les diré que soy Teleco y trabajo en proyectos relacionados con las TIC.

Conforme ha ido pasando el tiempo me ha ido gustando cada vez más mi trabajo y las cosas relacionadas con él, casi se puede decir que las tecnologías, además de un trabajo, se están convirtiendo también en otra de mis pasiones, como lo es el cine o la música.

Posiblemente sea deformación profesional, o frikismo como dirían algunos, pero cada vez me fijo más en detalles relacionados con mi trabajo: las rosetas que instalaron al restaurar la Iglesia del Salvador (Sevilla), una antena de telefonía móvil que han cambiado por otra más pequeña en la Resolana, …

En estas vacaciones de desconexión del trabajo he estado por Italia, tal y como comenté en mi anterior post, disfrutando de las grandes maravillas del arte que hay en Roma, Florencia, Venecia, etc. Podría tener un gran reportaje sólo de estas maravillas de la historia del arte (cosa que tengo) pero además he sacado algunas otras fotos relacionadas con las telecomunicaciones, detalles que llamaron mi atención pero que puede que pasen desapercibidas para el resto de viajeros.

Comenzaré con una instantánea capturada en los canales de Venezia (pulsa sobre la foto para ampliar):

Es una señal de advertencia para los barcos y lanchas, para indicar que en ese canal hay cables de fibra óptica que dan servicio telefónico a la zona. Estamos en Venezia, un conjunto de islas, por tanto, no hay una calle sobre la que hacer una zanja y pasar cables. Esta foto es una frikada, de hecho, la he enviado al concurso de fotografía del colegio de teleco a ver si gano algo.

La siguiente imagen es del Vaticano (pulsar sobre la imagen para ampliar):

Es curioso, yo siempre pensé que el Vaticano era un “país” bastante arcaico, lleno de las más rancias tradiciones que vivía en el hermetismo y el aislamiento, pero asomándome por una ventana de la famosa “sala de mapas” me encuentro un edificio de unos 200 años de antiguedad con una torreta de comunicaciones, posiblemente la sede de Radio Vaticano.

El último día de viaje, el más intenso, visitamos, entre otras ciudades, la isla de Capri. Capri es una isla al sur de Nápoles (la ciudad de la camorra italiana) dedicada 100% al turismo, por un lado turismo de los que van de visita y vuelven en el día (como yo) y por otro lado, el turismo pudiente que se puede pegar el lujo de pagarse una carísima estancia en la isla.

La isla, que es bastante montañosa, tiene comunicada la parte alta y la baja mediante un funicular (que inspiró la famosa canción napolitana que popularizó el gran Pavarotti: funniculí funniculá) desde el que capturé la siguiente imagen (pulsa sobre la imagen para ampliar):

Posiblemente uno de los radioenlaces que comunican la isla con la península itálica, que además sirve para que crezcan unas enredaderas que le dan un aspecto bastante curioso.

También estuve en Asís, pequeño pueblo medieval patrimonio de la humanidad en el que nació y murió San Francisco de Asís, renovador de la arcaica iglesia católica en el renacimiento. Asís es un pueblo precioso, enclavado en una montaña en la que destaca la basílica en la que está enterrado el santo. Pues bien, en la vía principal que te lleva hacia la basílica encontramos lo siguiente:

Una calle dedicada a Guillermo Marconi, el inventor de la radio, homenaje que también encontré en Florencia.

Estas son 4 instantáneas con 4 detalles relacionados con las telecomunicaciones con los que me topé durante mi periplo por tierras italianas.

La tecnología está presente en cualquier rincón al que vayamos, ya sea en forma de antena, de cable o simplemente una placa conmemorativa, simplemente tenemos que prestar un poco de atención a nuestro entorno para darnos cuenta de que está ahí.


Publicado enFotografía

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.