Saltar al contenido

Jom Tombs, In memoriam

Hoy es un día triste para los Ingenieros de la ESI de Sevilla, Jon Tombs nos ha dejado. Os dejo el comunicado que su compañero y amigo, y también profesor de la ESI, Miguel Ángel Aguirre ha enviado.

“Estas palabras las escribo desde dentro, intentando daros a conocer a Jon del que tanto habíais oído hablar.

Desde hace diez años Jon y yo al principio, y luego con Fernando, hemos impartido la docencia en Microelectrónica en Teleco. Lo primero que les decíamos a los alumnos era que él era sevillista y yo bético, después de eso desarrollábamos nuestro trabajo, especialmente en el Laboratorio de Microelectrónica donde nos permitía estar muy en contacto con vosotros. Tenía la increíble habilidad de comprender el problema que el alumno le planetaba antes de que éste terminara de formular la pregunta. En una ocasión me dijeron que le llamaban “el oráculo” y creo que era un mote bastante acertado.

Como inteligencia, desde luego era un privilegiado y conozco unos cuantos de ellos en la Universidad. Lo que le hacía único es que dedicaba esa inteligencia y el tiempo que fuera necesario, no solo a los grandes problemas de nuestras investigaciones, sino también a lo cotidiano, al problema que los alumnos le planteaban debido a sus trabajos de clase. No solo enseñaba la materia, sino que siempre iba un poco más allá, ya que enseñaba a pensar y razonar acerca ella. Se nos ha ido un maestro de los que ya no quedan.

A mí se me ha ido un amigo con el que he recorrido media Europa, con el que he desarrollado los proyectos y los trabajos más grandes y con quien he hablado largas horas y con el que he disfrutado vivencias y anécdotas increíbles. Recuerdo una cena de gala de un congreso en Vigo donde nos inflamos a comer marisco, la noche que nos caía “la mundial” en Londres y se pone a hablarme en inglés, o cuando fuimos a presentar Unshades a la Agencia Espacial Europea paseando por Noordwijk, y mi conversación con él desde Holanda cuando habíamos aprobado el proyecto FT-UNSHADES estando él ya enfermo, el viaje a Almuñécar donde nos tiramos dos horas hablando de fútbol, nuestro debut en el JCRA con noches de cerveza por Alicante en inglés, su primera presentación en español en Zaragoza, su primera clase de Microelectrónica (explicando VHDL), cuando calificábamos los exámenes siempre comparábamos sus notas y las mías… podéis imaginar los momentos de mi vida que he pasado con él, esos pequeños flashes que se te quedan en la mente y que realmente te permiten conocer a una persona y deciros que nunca dejó de sorprenderme. Y lo que es más importante: en diez años jamás tuve una mala palabra un mal gesto, ni siquiera el más pequeño roce.

Los últimos años han sido duros, terriblemente duros. He visto progresar su enfermedad día a día, y sin embargo Jon ha seguido trabajando como si nada transmitiendo una fortaleza al resto de los compañeros, sobre todo intentado evitar que nos viniéramos abajo, curioso: él nos sostenía. Daba la sensación de que lo que ocurría era natural y que no había que preocuparse, siguiendo al día su trabajo, haciendo de su mente privilegiada la fuente de esa fuerza, y doy fe de que lo ha conseguido. Esta lección no viene en ningún libro. Cuando ya no podía mover los dedos se hizo un programa para que tirando con los músculos del cuello situar el cursor del ratón en la pantalla y poder navegar, utilizando su ingenio para poder seguir siendo mínimamente autónomo. Luego ponía la televisión “on-line” de la NASA donde se ve lo que ocurre en la Estación Espacial Internacional diciendo que le gustaba “el gran hermano” del espacio, un tema que le apasionaba.

Los compañeros del equipo de trabajo – Poli, Javi, Juanma, Manu, José Antonio, Rogelio,… – no sólo han sido trabajadores del grupo. Han cuidado de que a Jon en un día a día nada fácil no le faltara nada y le han hecho la vida mucho más asequible, dándole razones para luchar cada día por el día siguiente. La respuesta del resto de los compañeros, ha sido ejemplar: no había momento en que estuviese sólo en el despacho y si se quedaba sólo ya aparecía alguien para preguntarle, aunque fuera por su Sevilla del alma y darle conversación.

Hace dos semanas dio su última clase en el Laboratorio. Venía resfriado y era el preludio de este momento fatal. Le dije que si quería irse al despacho con Poli y fue la única clase que dejó de dar desde que estaba enfermo. Desde el hospital ha seguido con los trabajos junto con Poli y ayer primero de Mayo (qué ironía), “día del trabajador” se nos fue. Poli llevaba el ordenador porque quería hacer unas cosas, pero su débil cuerpo no aguantó más.

Nuestro trabajo consiste en formar ingenieros. Jon lo ha hecho hasta el último día, entregando hasta su último y débil suspiro… ¡¡hasta siempre viejo amigo!!
Miguel”

Fue mi profesor en 4º curso, en la asignatura de Microelectrónica y en su correspondiente laboratorio. Aún recuerdo la primera clase que tuvimos con él, ese spanglish con el que explicaba, esa capacidad de encontrar un error de código… Fue nuestro mejor beta-tester cuando realizábamos el proyecto del laboratorio, nuestro Pac-Man, siempre nos animó a mejorar el proyecto: añadir el sonido, los niveles de dificultad… Era capaz de mirar la pantalla y ver una imagen distorsionada y decirnos: “eso es que estáis leyendo los bits del revés” o hacer un programa en C en 2 minutos para codificar una imagen bmp.

Un apasionado del fútbol en general y del Sevilla en particular, recuerdo cuando fuimos una tarde a su despacho a realizar unas pruebas del proyecto y coincidió con el fichaje de Beckham por el Madrid, siempre recordaré sus palabras sobre el lujo y el tren de vida del futbolista: “Beckham es un cateto de Manchester”.

Como buen geek, un apasionado de Star Wars, aún conservo el vídeo que me grabó de un especial de Navidad de Star Wars con la familia de Chewbacca, o cuando comentamos el estreno del Episodio III (en la época en la que yo andaba por el laboratorio del departamento)…

Los estudiantes de Ingeniería de la ESI han perdido a un gran maestro.


Publicado enPersonal

Sé el primero en comentar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.